domingo, noviembre 26, 2006



Producciones Artísticas, Giras y Eventos Raúl Torres.

El Palacio de Gaviria recibe a Raúl Torres.

El músico cubano Raúl Torres, joven artista consecuente con los tiempos que le han tocado vivir, encuentra en Madrid el espacio preciso y necesario para lanzar su nuevo disco "Maketa de Platino". Una propuesta novedosa y diferente que demuestra con hechos que no se trata de un disco cubano más que llega al mercado Europeo, sino de un trabajo profundo y sugerente, capaz de hacernos reflexionar y situarnos delante de una nueva ventana, que descubre otras formas de decir y hacer la música cubana.

Raúl Torres sin dudas, con su obra y desde un ángulo más abierto, resultado del inquieto ir y venir por diferentes países y culturas, se sitúa a la vanguardia de una generación que en sus canciones tienen mucho que decir y descubrirnos. No es casual que artistas de la estatura de Ana Belén, la brasilera Simone y Pablo Milanés hayan incluido en sus repertorios temas como Candil de Nieve, Regrésamelo todo y Se fue.

Raulito llega a Madrid y El Palacio de Gaviria le abre sus puerta para presentar este magnífico trabajo "Maketa de Platino", acompañado de entrañables amigos que a lo largo de su carrera artística siempre han estado presentes.



En El Palacio de Gaviria el próximo 29 de Noviembre desde las 19 h, podremos compartir una autentica fiesta cubana, donde Raulito, acompañado por su banda, realizará el concierto-presentación de este nuevo disco "Maketa de Platino", ocasión ideal para que la prensa especializada pueda valorar la propuesta que hoy nos brinda el destacado músico cubano.

Para mayor información y material discográfico acerca del evento próximo a celebrarse, pueden comunicarse a los teléfonos 914694308, 912219756, al teléfono móvil 620695274 o al correo moisesoniel@hotmail.com. A la atención de Oniel Moises Uriarte, manager de Giras y Eventos de Raúl Torres. SON CUBANO.S.L.

Ernesto Laroye. Madrid, Noviembre de 2006

sábado, noviembre 18, 2006


Entrevista a Raul Torres

P: En este nuevo disco, “Maqueta de platino”, quizás el público te conoce con un material totalmente novedoso, en el sentido de que no es el Raúl Torres que acostumbramos a oír. ¿No temes que se te vaya la mano tratando de asir un rango demasiado amplio que no logres poner de acuerdo al público?

R: Hay un dicho, muy ancestral diría yo, que dice: “Dónde fueres, haz lo que vieres...” Por ahí van los tiros. ¿Qué pasa? Que yo no puedo tener dos conceptos, no puedo tener dos discursos. Pero yo, con buen gusto, he tratado de acomodar mi historia para comunicarle a la gente lo que quiero. A lo mejor si yo, en este momento, estuviera en Cuba, mi poesía en este tiempo hubiera sido tan densa como lo era hace años atrás, y en Cuba me hubiera seguido identificando así, y la gente me hubiera seguido entendiendo. Aquí he tenido que ser bastante más directo, más claro, porque la gente lo asimila mejor así. De hecho, también te digo que yo también vivo mejor de esa manera, me comunico así, la gente me entiende. Lo que sí te puedo asegurar es que las canciones que incluí en “Maqueta de platino” están hechas con bastante buen gusto, y con mucha poesía también, aunque no sea la poesía a la que yo acostumbré a mi público en Cuba. No es ese tipo de poesía “Silviana”, que contiene algunas referencias de Pablo, de Martí, no es esa precisamente. Pero si te das cuenta en la canción “If You Love Me”, una canción bastante funky, tengo versos de Martí también. Yo estoy experimentando en este sentido, y como para mí la música también es una vertiente para la experimentación, pues mira, yo quiero también experimentar y quiero descubrir nuevas gamas de colores, lo que puedo hacer.

P: ¿Cuáles son las semejanzas principales, y diferencias, entre tus dos anteriores trabajos discográficos y este último?

R: Pues, desde el primer trabajo discográfico ya yo intenté, aunque tenía un productor, de dejar mi huella también en la producción. Yo también produje en el “Candil…”, aunque no sale mi nombre como productor. Quería que la sonoridad fuera actual, sobre todo. Creo que si quieres dar un mensaje, tienes que darlo con sonoridades inovadoras, interesantes, y que la gente lo entienda como algo actual. También se puede hacer esto con una guitarra apenas, sin embargo los sonidos tienen que ser inovadores, los textos tienen que ser importantes, que lleguen al público. Siempre traté, incluso con este último trabajo, de tener una homogeneidad en ese sentido, que sean actuales las sonoridades. Quizás esto que te acabo de decir sean los puntos que tienen en común los discos, y la diferencia es en mi discurso, lo que te hablé anteriormente: mis canciones son para cosas que pasan a la gente de otra ciudad. Ciertas y determinadas generaciones de gente diferentes. Creo que la diferencia está en ello, que ahora estoy en una realidad, y antes estaba en otra realidad, en Cuba. Me parece que esa es la diferencia, una diferencia de mi lírica, de mi mensaje.

P: ¿Por qué “Maqueta de platino”?

R: Chico, esa es una pregunta que me hacen mucho, y es muy fácil responder. Este es un país donde es muy difícil hacer un disco, y mucho más difícil colocarlo en una discográfica. Yo estuve un tiempo bastante considerable -todavía creo que estoy en este momento- en el vía crucis por todas las discográficas de España, maqueta en mano. Se lo he dado a muchos productores, a muchos ARs, como les llaman aquí, y a todos les resulta un trabajo interesante, pero creo no se han atrevido, porque no sé qué tipo de muros, qué tipo de murallas tenemos los músicos, no sólo cubanos, sino los músicos extranjeros en general. Lo tenemos mucho más difícil. Es precisamente por eso que lo titulé “Maqueta de platino”, en denuncia a esta situación. Si estamos aquí, si estamos arraigados a este lugar, yo creo que también tenemos derecho a hablar de la realidad del lugar en que estamos. Yo siempre me he creído, y esto ya es una cosa más universal, un ciudadano del mundo, y nunca he entendido de límites. Pues bueno, “Maqueta de Platino” es un concepto que se deriva en varias direcciones. Yo he corrido mucho por muchas discográficas con la maqueta desde el principio, antes de hacer el disco, y creo que he dado más de cien mil maquetas de estas. Por eso ya en principio es maqueta de platino, pero sobre todo porque cuando el disco lo conocieron mis amigos, el círculo de amigos que me siguen en mis conciertos, tanto los músicos -con esto te menciono a Pavel (Urquiza), la gente de Habana Abierta- como los otros amigos, el público que me sigue en mis conciertos, les ha gustado mucho el disco, me han dicho que es lo mejor que han oído mío, me han halagado mucho con el disco. Desde ese momento, cobró más fuerza la razón para que se llamara “Maqueta de Platino”, porque para mí ya es suficiente con que le guste a la gente que me sigue y que me quiere. Ese es el concepto básico del título.

P: Incluyes aquí un tema un poco más lejano de trivialidades, “Desempolvando”, donde lo que parece que desempolvas es el compromiso social de denuncia inherente a la trova. ¿Cómo surgió este tema?

R: Estamos en un país donde la prensa, por ejemplo, es muy explicita a la hora de exponer ciertas cosas. Eso no nos pasaba en Cuba, donde evitan poner imagenes hirientes de gente muriendo, niños sufriendo, lo que pasa en el mundo cuando hay guerras y estas cosas. Aquí son bastante explicitos en ese sentido, y a mí me ha impresionado mucho como se está sufriendo en el mundo, sobre todo como sufre la gente pobre. Eso es algo que, como dices, es inherente a la Nueva Trova, pero es también inherente a uno mismo, porque uno se ha criado en un lugar que por excelencia tiene su cometido en el mundo, un cometido social importante. Nosotros somos, desde la cuna, diria yo, gente de izquierda, que interiormente tenemos una lucha espiritual, pero que no queremos ver abusos en el mundo. Eso nos hace de izquierda, aunque no estemos en el lugar de dónde somos. Pues esa actitud de nosotros es lo que yo traté de reflejar en “Desempolvando”, todo el abuso que se está cometiendo, el desbalance que hay a nivel mundial, lo injusta que está la balanza en ese sentido. “Desempolvando” es una canción de mucha denuncia a todas las cosas malas, tanto con el medioambiente, como con la gente que yo suelo llamar “la gente del sur” porque es increíble, donde quiera, en cualquier latitud donde te encuentres, el sur es el más empobrecido. Hace poco estuve viendo en la tele a una mujer que era maltratada en su país natal, en África, y dijo una frase que a mí me impresionó mucho. Se me quedó en la cabeza y te la voy a decir porque quiero que la gente haga eco de la frase que dijo esa mujer, no recuerdo su nombre. Ella dijo que no es que los países pobres sean los países pobres, sino que son los países empobrecidos. Eso a mí me impresionó mucho, porque puedes tener un concepto, una visión, pero eso te abre, te dice cuál es el motivo, por qué la situación es así. “Desempolvando” es desempolvar un poco esa actitud de trovador, de contestatario, de denunciar las cosas mal hechas, y por eso desempolvé esa parte del trovador que hay en mí, porque soy un trovador, siempre lo he dicho.

P: ¿Que otras canciones tienen un significado especial en este disco?

R: Hay una canción que grabé integramente en mi casa y fue la última que incluí en este disco, que se titula “Desde el estrecho”. Esta es también una canción de denuncia sobre la cantidad de personas que mueren en el estrecho, todos los africanos que se están ahogando por tratar de conseguir una vida mejor. Creo que puede ser un apéndice importante en ese sentido. Otra canción de las que a mí me gustan más -todas me gustan, pero de las que más importancia cobran en mí- es la canción que hice con David Torrens, “El sol y el cielo”. Yo siempre fui un admirador de David, y el siempre me admiró también, y en varias ocasiones estuvimos juntos en La Habana, pero en esta ocasión, tan pronto lo vi, le dije: “quiero invitarte a mi disco,” y él muy contento accedió. Vino e hicimos esa canción. Incluso él le aportó muchísimo al tema, porque me lo dibujó mejor, casi lo produjo. David es muy rocanrolero, muy buen músico y me dijo por donde podrían ir las voces, y lo oí mucho, y para mí tiene un significado especial esa canción. De otra canción que te puedo hablar es de “Miradas de hielo”, que es una canción hecha solo con la guitarrita, esa canción es muy de la trova, diría yo, es una canción de mi anterior etapa, muy intimista, para cantarla directamente a un público entregado. Ya sabes, trova.

P: ¿Hay otros invitados además de David Torrens?

R: Sí. Al principio de estar aquí conocí al percusionista de Paco de Lucía, el brasileño Rubén Dantras, y nos hicimos muy amigos, y compartimos mucho, hemos hecho varios conciertos juntos él y yo. Una vez, hace tres años, me paró por la calle, y me dijo: “Raulito, acabo de montar un estudio con otro amigo brasileño, y me interesa grabarte y producirte un disco.” Yo accedí gustosamente, porque me encanta su manera de tocar, él ha producido otras cosas, y es un excelente músico. Entonces empezamos a hacer este disco, “Maqueta de Platino”, y a producirlo los dos. Yo he tenido una ayuda bastante grande de su parte. También participó otro brasileño que se llama Ronny de Asís, percusionista de Pedro Guerra, de Nuria Fergó, de muchos artistas de aquí. Hemos hecho este disco entre varias personas. La producción principal ha sido la mía, porque ese proyecto de esa discográfica no continuó, y yo tuve que seguir con el disco yo solo, buscándome mis estudios, pero recibí una ayuda bastante grande de Rubén Dantras, quien hoy es percusionista de Chick Corea.

P: Entonces, ¿prefieres ese formato de banda a sentarte con una guitarra y tocar?

R: El principio es el principio. La guitarra en el trovador, eso nunca va a fallar. Pero la gente que me quiere, la gente que me sigue, tienen muchas opiniones. Hay una parte que le gusta Raulito con banda, y hay otra parte que le gusta Raulito con la guitarra solo, y las dos tendencias son bastante extremistas en este sentido, nunca he encontrado un punto medio, no sé por qué. Hay quien le gusta mucho cuando toco con una banda y me dice que eso debo hacer, y otra gente que me dice “No, no, tu onda es con la guitarra”. He tratado de hacer un balance en el último disco en ese sentido, por eso tengo temas con pocos instrumentos, algunas veces con una banda entera, sonando rock and roll y guitarras distorsionadas, y otra veces más tradicional, solo a guitarra, quizás un poco más folklórico tal vez, como en la canción “Estampa yoruba”. En esta canción meto tambores batá, y es una canción importante, seleccionada por Yusa para su más reciente disco lanzado en Japón.

P: ¿Cómo surgió esta colaboracion con Yusa?

R: Cuando estuvo aquí en España, hace alrededor de 6 meses, Yusa y yo coincidimos en un festival de música cubana en Santiago de Compostela, y fue cuando la conocí. Nos quedamos encantadísimos, pasabamos todo el tiempo juntos, y ella se llevó como quince discos míos para La Habana. Hace poquito ella me llamó y me dijo que estaban haciendo un disco en Japón, como una especie de selección de temas cubanos de la Nueva Trova, de la Novísima, de lo último, y escogieron dos temas míos para este disco. Hay temas de Gema y Pavel, de Yusa, creo que habrá un tema de (Ihosvany Caballero) Vanito, y temas cantados por otros, como Lynn Milanés. Yo estoy muy contento con esa producción, la verdad.

P: Raúl, no sé si te has fijado en lo que está pasando con la Trova cubana, que se va fusionando más que nunca con otros ritmos, y se me antoja pensar que esencialmente con el rock. Esto quizás es una respuesta a tendencias globales. Sin contar con otros términos, ya tenemos el rock and son, el rock con timba…¿Qué crees de este fenómeno?

R: Creo que hay algo inevitable en la evolución de los estilos, es que uno va creciendo y va descubriendo un espectro cada vez más amplio de hacer y de componer en la música. Yo creo que eso es inevitable. La trova en sí siempre va a mantener sus puntos de identificación. Siempre se va a reconocer una canción trovadoresca, así sea un rock and roll o un hiphop. Yo creo que el cubano tiene esa esencia, la gente descubre que hay puntos ahí. Todos vamos evolucionando en todos los sentidos. Lo importante para mí es seguir manteniendo una buena comunicación, un buen discurso a la hora de decir las cosas. No como en otras partes, hay otros lugares del mundo – estamos en uno de ellos, aquí en España- donde nunca ha habido un movimiento tan serio como la Nueva Trova. Sí que ha habido buenos cantautores y eso, pero nunca ha sido así....y ya ves tú que hay una confusión de discursos, como una especie de madeja de opiniones sociales, que no te definen un movimiento en sí, en lo que respecta a la canción. No creo que este sea un lugar con un criterio serio a la hora de la canción, sobre todo, no creo que sea un lugar así. Pero bueno, todo tiene sus partes buenas y malas, y creo que por otra parte sí tienen otras cosas valiosas. Pero bueno, volviendo a lo de nosotros, creo que lo esencial es eso, seguir defendiendo unas buenas letras, una buena música, y nunca nos dejaremos caer en este sentido, y creo que para siempre será así.

P: Tu presencia en Madrid también puede conectarte con la escena cubana aquí, con el proyecto Habana Abierta, Gema (Corredera) y Pavel (Urquiza), Athanai, entre otros. ¿Tienes contacto con ellos?

R: Sí, muchísimo, sí. Al principio de haber llegado aquí no fue así, no nos conocíamos mucho. La gente de Habana Abierta y yo empezabamos a conocernos, y empezabamos a asistir unos a los conciertos de los otros. A partir de ahí fue surgiendo una amistad bastante interesante. De hecho, hemos compuesto canciones juntos, hemos cantado juntos en conciertos míos, y de ellos, hemos girado juntos también por España… hasta el punto que me han preguntado si soy de Habana Abierta, y digo “no, no soy de Habana Abierta, quizás me hayas visto con ellos en algún momento, pero no soy de Habana Abierta” (ríe). Con Gema y Pavel también, de lo mismo, en general con todos los músicos. Yo tengo la suerte, y quiero dar gracias a Dios por ella, de que me conocen en Cuba, sobre todo los músicos. A veces no me conocen por como yo soy, y vienen y me dicen “pero tú eres Raúl Torres?” y digo “si, yo soy Raúl Torres”, son amigos míos, todos. Eso a mí me llena de orgullo, de verdad, no puedo negarlo. Y aquí, todos los músicos que están aquí, la verdad que me quieren, asisten a mis conciertos, y eso es lo importante, que estemos siempre juntos, que estemos siempre apoyándonos.

P: Ya tus temas se están radiando en Cuba, según tengo entendido. ¿Piensas presentar el disco en La Habana?

R: Sí, por supuesto. Ahora mismo estoy en una situación inestable en ese sentido, pues estoy esperando respuesta del Ministerio de Cultura en Cuba, he enviado muchas cartas, etc. En fin, todo lleva sus pasos, y esos pasos hay que darlos antes de hacerlo, pero una de las cosas que quiero negociar es licenciar el disco en Cuba, con la EGREM o con cualquier empresa que le guste el proyecto, para mí es importante. En Cuba este disco ya se está oyendo, ya lo tiene bastante gente en el “quema y pasa” (ríe) La “tostadera” se formó en La Habana!! (ríe) Ya en La Habana hay también tostadoras de CDs, así que la gente se lo está pasando, y yo de verdad estoy muy contento, para mí esto de la venta todavía, y espero que por mucho tiempo, es una cosa bastante subjetiva. Para mí lo principal es cantar, en el escenario. La venta de los discos es una consecuencia de lo que me pase como artista, pero por eso mismo te comento que me importa un pito que se lo pasen, que lo quemen, de hecho hay conciertos en los que regalo mi disco, hay otros en los que los vendo, eso depende del alquiler de la casa (ríe).

P: Sin esbozar planes semestrales ni quinquenales, ¿podrías contarme un poco de tus proyectos futuros?

R: Bueno, una cosa de la que no te he hablado hasta ahora y es lo que más deseo hacer en estos momentos, es el disco que venimos preparando desde hace mucho tiempo Pablo Milanés y yo. Hace tres o cuatro años Pablo me propuso grabar un disco juntos, sólo a guitarra. Creo que ya nos hemos acercado a ese momento, ya estamos en eso, vamos a escoger los temas que van a incluirse en el disco y este año vamos a grabar. Este disco tendrá canciones compuestas para la ocasión, así como canciones ya conocidas, que vamos a versionarlas ahora sólo a guitarra. Son canciones que hemos compuesto, tanto individualmente como juntos, en todo este tiempo y que la gente no conoce. Hay un público que necesita esas canciones, que las pide, tanto a mí como a Pablo, y hemos decidido que ya es hora de sacarlo. Ese para mí es uno de los puntos álgidos de mi carrera. Para mí este disco, como los discos anteriores que he hecho con Pablo, son de las cosas que más quiero, de lo que me ha pasado en mi vida musical. Lo otro es que ahora me han abierto una puerta bastante interesante en el norte de España, en Galicia y el País Vasco, hay una oficina que me está empezando a llevar en conciertos muy interesantes, y quiero explorar esa región. Después de Madrid, he tocado mucho en Alicante, en Andalucía, y quiero tocar un poco más por Vigo, por Santiago de Compostela, donde ya estuve una vez, y aprovechar que me están promoviendo en ese sentido. En cuanto a planes futuros, voy a intentar con más tesón que se conozca mi música. Eso para mí es importante, que más gente conozca mi música.

lunes, noviembre 06, 2006


Raúl Torres: Más cubano que nunca.
Por Felix Eduardo Varela

Lenny Kravitz entró en la sala junto al Guayabero, haló un sillón y se sentó a su lado. El legendario cantor cubano ordenó al camarero un ron peleón, mientras que la estrella neoyorkina se inclinó por un trago de Johnny Walker Black Label con soda. Se arrellanaron en las cómodas sillas de aquel bar del centro de Madrid, y se dispusieron a disfrutar del concierto acústico.

Hubiera podido ser así, pero el cantautor cubano Raúl Torres no les pudo avisar a ninguno de los dos con tiempo. Sin embargo, en un ambiente distendido e intimista, Raulito -como le llaman los cercanos- les saludó desde el escenario con el homenaje creativo que lo emparenta con ellos.

Desde el pequeño proscenio, sus últimas canciones se fueron mezclando con las ya antológicas creaciones que lo hicieron famoso, a finales de los 80 del siglo pasado, en la escena de la ya envejecida Nueva Trova en La Habana.

"Sin duda lo mejor de su generación en Cuba,” dijo de él una de las figuras esenciales de la Nueva Trova cubana, Pablo Milanés. “Su voz, de estilo personalísimo, su música, al lado de la vanguardia musical del continente, sus imágenes y sus textos en general, conforman a uno de los artistas jóvenes más sólidos del panorama cubano actual," agregó el autor de “Yolanda”, padrino musical y amigo personal del joven trovador cubano.

Los éxitos cosechados por Raulito lo hacen miembro fundador de la Academía Latina de Artes y Ciencia de la Grabación, Inc., lo que le vale para participar en la votación de las nominaciones finales de la entrega anual del premio Grammy Latino.

Raúl Torres nació hace poco más de 40 años en la oriental ciudad monumento de Bayamo, heróico escenario de las luchas por la independencia cubana en tiempos del colonialismo español, y cuna de uno de los ritmos caribeños que más ha trotado el mundo: el son.

Sin embargo, es en Matanzas, región central de Cuba, donde crece y se da a conocer artísticamente. Aquí, desde muy niño, es donde se pone en contacto con la poesía matancera, y donde recibe numerosos premios en festivales, junto a grupos de teatro y música.

De hecho, en pleno concierto, Raulito me sorprendió con un tema de otra gloria cubana, Cándido Fabré, después de recrear una anecdota de su niñez, cuando ganó un premio cantando una canción de Repilado y Hierrezuelo, esos Compadres que hicieron leyenda mucho antes de que una segunda oleada de fama llevara a Compay Segundo y la música cubana a lugares como el Carnegie Hall de Nueva York.

A la pregunta de si escucha todavia a la vieja trova, Raulito asiente: “Por supuesto que sí, es algo esencial en mí, no puedo renunciar a mis raíces. Como conté, yo pertenecí al dúo Los Compadritos, apadrinados por los Compadres, y cantábamos canciones tradicionales. Fue lo primero que aprendí, canciones de Compay Segundo, de (Miguel) Matamoros, Maria Teresa Vera, Sindo Garay, de todo el mundo. No puedo renunciar a esa parte de mi vida. En Matanzas siempre estuve inmerso en ese tipo de música, y me gustaba. También me gustaba Pablo Milanés y eso, pero me gustaba la guaracha, el son tradicional, las canciones tradicionales”.

A finales de 1989, se presenta en concierto invitado por Pablo Milanés, e interpreta canciones que le hacen ganar una gran popularidad en Cuba como cantautor. Este mismo año, incluye cinco canciones en el disco “Con-ciertos amigos”, en unión de Xiomara Laugart y Milanés.

Dos años más tarde participa en el disco "Canto de la Abuela" de Pablo, que incluye uno de sus mayores éxitos, "Candil de Nieve", un dueto de referencia para la música cubana, que presenta en directo en Cuba y México.

En 1993 viaja a Brasil, para grabar con la cantante Simone "Se fue", incluído en el disco “La Distancia” de la artista brasilera.

En este último país permanece dos años y medio, investigando las diferentes ramas de la vasta música brasileña y haciendo giras, tanto en solitario como con figuras nacionales de reconocimiento mundial.

Su primer álbum en solitario, "Candil de nieve" (PM Records, Cuba), ve la luz por fin en 1996. Acompaña este trabajo en estudio con varios conciertos en los auditorios más importantes de Cuba, hasta que a finales del 1996 viaja a España para presentar el disco.

Al año siguiente comparte escenario con Joaquín Sabina en la Plaza de Toros de Tenerife. Regresa a Cuba con este, para participar en un macroconcierto destinado a recaudar fondos para los enfermos de VIH de Cuba, junto a Fito Páez, Pablo Milanés y Santiago Feliú, en el Parque Lenin de La Habana.

“Esa fue la etapa en que empecé a salir de y a volver a Cuba de una manera bastante frecuente,” nos dice Raulito. “Era yo como una especie de resorte entre España y Cuba en aquel tiempo. Ese intercambio me sirvió mucho profesionalmente, porque fue la época en que me empecé a codear con los monstruos de la canción, no diría contestataria, porque es un término bastante de nosotros, sino la canción de denuncia social. Empecé a admirarlos, y bueno, no es por hablar de influencia en sí, pero sí se me pegó lo bueno de ellos. Aprendí mucho de esa gente.”

De vuelta a España, graba y presenta su segundo trabajo discográfico, el primero de distribución mundial, "Ala de luz" (Milán Records, Francia).

"El “Candil de Nieve”, rememora Raulito "fue un disco casi de trampolín, un disco puente para el otro disco, el “Ala de Luz”, porque apenas trabajé en él." "Yo diría más bien," abundó el artista, "que son dos discos que pertenecen a una misma serie, como si yo hubiera hecho un álbum doble, porque lo grabé en muy poco tiempo, casi en el mismo año. Pero antes de salir de Cuba ya yo cantaba canciones del segundo disco."

Entre 1998 y 2004 se presenta junto a una nutrida lista de artistas que incluye a la cantautora portuguesa Mafalda Beiga (expo de Lisboa), repite con Sabina (Valencia y Madrid), y junto a Caco Senante (Islas Canarias), así como junto a prestigiosas figuras internacionales del jazz.

En 2005, como miembro del proyecto Gondwana, graba y se presenta en directo junto a Rubén Dantras, Ronny de Asís y otros destacados artistas de Brasil.

Sus temas han sido versionados por voces que van desde cantautores como Pablo Milanés, Ana Belén, Xiomara Laugart, Simone, Alba Molina y Alejandra Botto, hasta grupos como Los Van Van y Mal de amores, entre otros.

Actualmente, Torres acaba de terminar su disco “Maqueta de Platino”, ejecutado casi íntegramente por él y algunos de sus amigos. El CD, grabado domésticamente y mezclado en diferentes estudios, incluye 18 temas, insertando tanto canciones de corte social y trovadorescas como baladas rock.

La poesía sigue ahí, un poco más ceñida al cuerpo, con una correa menos larga y más cómoda para maniobrar; poesía curtida que termina brindando la experiencia, concisa y directa a la hora de fotografiar la cotidianeidad, de alto vuelo y acabado cuando expresa ideas atascadas o emociones fuertes.

Por más que se corra, uno nunca va a escapar de su identidad. Por eso el trasfondo en cada canción de Torres siempre deja un sabor a Cuba. Esto no sólo sucede en los coqueteos con el son, sino también con sonidos poco tradicionales para el estereotipado dispasón musical cubano, pero que han estado siempre latentes en la escena subterránea de la isla.

“Me sucede algo bastante interesante”, nos dice el trovador. “Estando aquí, en Madrid -llevo ya ocho años- me siento más hermanado con la música cubana, empiezo a descubrir matices desde fuera, que no veía estando en Cuba. Yo no sé si es una especie de castigo que me toca por alejarme, pero me parece que al no estar allí, empiezo a descubrir cosas en la música cubana y en la cultura cubana en general, que me hacen estar todavía más cerca de mis raíces. Ahora me informo de una manera mucho más constante de lo que está pasando musicalmente en Cuba, sé de toda la gente nueva que están saliendo, que están haciendo cosas interesantes, y no me puedo separar de ello, es algo que está muy arraigado en mí.”

domingo, noviembre 05, 2006


“No existe un momento del dia, en que pueda apartarme de ti...” escribió el compositor cubano Cesar Portillo de la Luz en su antológica canción “Contigo en la distancia”, hoy convertida en realidad asumida para quienes han hinchado velas y se han hecho a la mar, atravesando océanos, y recalando en puertos remotos, lejanos a sus raíces.

“Contigo en la distancia” es una canción que se convierte en teoría aplicada y necesaria para el emigrante, sea cuál sea su origen o credo, pero que para los cubanos viene a imagen y semejanza, al describir un sentimiento de profundo amor a la tierra que nos vio nacer.

“Contigo en la distancia” es una sección que abrimos en www.cubaneando.es para hacer posible ese encuentro necesario entre los que somos, los que estamos, los que fuimos y seremos, los utópicos y los de pies en tierra, benditos y satanizados, un espacio donde cabemos todos, sin prejuicios ni fronteras, donde no es necesario mostrar un número de identidad o tarjeta de crédito, solo entrar a www.cubaneando.es y ya está. ¿Qué vas a encontrar? Pues de todo como en botica. Aquí lo mismo te enteras de cómo muchos musicos cubanos preparan sus conciertos, que les gusta cocinar, por dónde andan, cómo van sus proyectos de discos y adónde llegan con su rumba... en resumen, qué están haciendo los artistas nuestros por estas tierras.

“Contigo en la distancia” solo pretende abrir un camino de encuentro con nuestros artistas y su obra, al crear un pequeñito espacio donde “matar el gorrión” (versión cubana de la nostalgia).

Te invitamos a que compartas con nosotros esta propuesta que se suma a la feliz idea de aquellos que un día decidieron que ya era hora de que Cuba y su cultura estuvieran presentes en Madrid, e hicieron Cubaneando.

Te esperamos desde ya, y recibe un saludo cordial de
Los cocuyos.