martes, septiembre 22, 2009

Athanai, Por encima de los balcones.




lunes, septiembre 21, 2009

viernes, septiembre 18, 2009

Karamba presenta su nuevo disco 'De ida y vuelta'

jueves, septiembre 17, 2009

¿QUÉ OCURRIÓ CON EL JONRÓN DECISIVO DE KENDRY MORALES?

Terreno de Pelota publicó en exclusiva la carta que envió el escritor y poeta cubano Félix Sánchez Rodríguez a las revistas cubanas La Jiribilla, Caimán Barbudo, La Gaceta, Esquife e Invasor, sobre un hecho que ha generado gran polémica en la isla: La periodista de Cubavisión, Julia Osendi, omitió en un noticiero televisivo el histórico jonrón de Kendry Morales ante Brasil en 2003, en la Copa Mundial.

¿QUÉ OCURRIÓ CON EL JONRÓN DECISIVO DE KENDRY MORALES?

(Carta abierta a la comentarista deportiva Julia Osendi)

Ciego de Ávila, 13 de septiembre de 2009

Estimada Julia:

Su rememoración en el espacio deportivo del Noticiero del Mediodía —este 9 de septiembre— de aquel partido histórico frente a Brasil en el Mundial de Beisbol del 2003, contado todo con la clarísima intención de que el héroe real del juego resultara ignorado, que aquel jonrón decisivo en el noveno inning con Yulieski en tercera y a punto de irnos por primera vez sin medallas en un evento de esa alcurnia, desapareciera, sencillamente me ha indignado.

Es que las grandes consignas necesitan inevitablemente expresarse en la práctica cotidiana o se hacen retórica. ¿Se cumple así, en esa versión suya de uno de los momentos más emocionantes de nuestro beisbol, con el “no mentir jamás” contenido en el concepto de Revolución dado por Fidel? ¿Es que alguien cree todavía a estas alturas que ese “ocultar” al traidor hace bien al prestigio del país, a la ética del periodismo, que así se realiza trabajo político ideológico, así se ganan las batallas de las ideas, así se educa a un pueblo?

No sé qué habrán pensado los miles de cubanos que saben la historia verdadera, que la vivieron, cuando vieron en sus televisores únicamente el batazo de Yulieski, y la oyeron a usted decir que los héroes de ese juego fueron Michel Enríquez, Odelín y Yulieski Gurriel. No lo sé, sí, pero lo imagino, y usted, estoy seguro, también lo puede imaginar porque conoce bien a nuestro pueblo y su sentido de la justicia. ¿Es que se puede adulterar impunemente la verdad ante una cámara de TV sin que ocurra nada, sin sonrojarnos?

Me pregunto y le pregunto además: ¿Existe algún principio revolucionario que pueda sustentar esa manipulación? ¿No es eso un fraude tan fraude como otro, o peor? ¿Es ese el modo como el periodismo deportivo responde a la necesidad imperiosa de asumir nuestra historia con sus luces y sombras?

¿Ha escuchado usted alguna vez esta frase: “Se ha de vivir y morir abrazado a la verdad”? Pertenece a Martí. Hay decenas de sentencias martianas sobre la verdad y no es casual ello. ¿Somos fieles a una revolución martiana, dignos de ella, cuando nos falta el valor para aceptar las cosas como fueron, o permitimos, con el silencio, que otros quieran acomodar la historia a sus deseos? ¿Es que creemos que nos hace fuertes y no débiles la falta de valor para contar siempre los hechos apegados a la estricta verdad? ¿Necesita un pueblo tan valiente tergiversar, ocultar hechos y nombres, no de un gran suceso histórico, político, sino ya de un simple partido de beisbol?

¿Ha pensado usted lo que sucedería si algún día nos diera por borrar de las acciones mambisas del 68 y el 95 a todos aquellos generales que fueron héroes con el machete y después en la República no estuvieron a la altura de su propio historial?

Creo que el periodismo deportivo cubano tiene todo el derecho a no hacer un “Confesiones de grandes” con Kendry Morales, ni dedicarle un documental o el nombre de una peña deportiva. Bien, eso puede defenderse, argumentarse. Que no se quiere repetir epítetos de aquella jornada, se quiere evitar el elogio, nada de “el prometedor jonronero”, nada de “un alumno aventajado de otros grandes como Gourriel y Kindelán”, bien, eso puede comprenderse.

Pero, ¿hay algún modo de defender con decoro y ética el acto de contar parcialmente la historia por el simple deseo de no mencionar un nombre que ahora consideramos maldito? ¿Cree usted entonces que los nuevos libros sobre Playa Girón deben excluir la hazaña de un piloto de guerra que años después abandonó el país? ¿Nos da moral un acto así, de abierta desinformación, para criticar después a otros cuando sacan hechos y personajes de su historia para acomodarla a sus propios intereses?

La historia es tozuda, Jula, y los hombres no podemos rescribirla a gusto. Ningún poder puede contra ella. Ahí está aún, en el sitio http://www.granma.cubaweb.cu/eventos/mundial35/not/index.html, y con la firma prestigiosa de su colega Sigfredo Barro, la verdad de esa noche en que media Cuba saltó y aplaudió a su héroe.

Kendry Morales puso a brincar a los miles de espectadores reunidos en el Latinoamericano con el batazo más importante de su vida, un jonronazo a la segunda sección de gradas del jardín derecho, para arruinar el formidable trabajo del derecho Kleber Ojima y meter a Cuba en la semifinal de la XXXV Copa Mundial de Béisbol (…) la garra cubana salió a relucir…¡y de que manera! Con la afición gritando ¡Cuba, Cuba, Cuba!, Yulieski se acordó de sus ilustres ancestros y llegó a tercera con un triple. Era el lanzamiento 120 de Ojima y el prólogo de su revés. Kendry se paró en el plato y después de dos bolas descargó toda su fuerza sobre la Mizuno 150 y la puso a volar como un proyectil. Espectacular encuentro, matizado por las lágrimas del derecho brasileño, merecedor de todo el reconocimiento por su formidable desempeño.

También en El Habanero digital, al reseñarse la victoria siguiente, sobre Taipei de China, el periodista volvía entonces sobre esa verdad:

Los cubanos pegaron ocho imparables, incluidos sendos cuadrangulares de Yulieski Gourriel y Kendry Morales, para provocar el deleite de los cerca de 25 mil aficionados presentes en el Coloso del Cerro. Héroes del ya histórico partido del miércoles precedente frente a Brasil, Kendry encontró en base al propio Gourriel y a Carlos Tabares para abrir el marcador en el tercer capítulo, en tanto Yulieski impulsó en el séptimo a Michel Enríquez.

¿Si eso está ahí, así, en la historia, a qué vienen esas tijeras actuales de “censura deportiva”? Me asusta pensar, Julia, que acumulando hechos como ese la sociedad superior, más humana, justa, ética, que le hemos prometido a nuestros nietos, a la que millones de cubanos le hemos dedicado nuestra juventud y nuestro sudor, pueda terminar un día extraviada, corrompida por prácticas como aquellas que se nos cuentan en la terrible fantasía de una novela como 1984. Aquí le transcribo este fragmento de 1984.

Este proceso de continua alteración no se aplicaba sólo a los periódicos, sino a los libros, revistas, folletos, carteles, programas, películas, bandas sonoras, historietas para niños, fotografías…, es decir, a toda clase de documentación o literatura que pudiera tener algún significado político o ideológico. Diariamente y casi minuto por minuto, el pasado era puesto al día (…) Toda la historia se convertía así en un palimpsesto, raspado y vuelto a escribir con toda la frecuencia necesaria.

¿Terrible, verdad? Sí, por eso me gustaría conocer su opinión, sus argumentos para ese recuento adulterado de aquel partido entre Cuba y Brasil. ¿Hay en el INDER, en la UPEC, en la TV, alguien autorizado para emular con Dios y decir esto que pasó no pasó? ¿Puede ser más fuerte el deseo de sancionar con el olvido que el respeto que nos merece siempre la verdad, esa que como sentenciara el maestro José de la Luz y Caballero es la única que “…nos pondrá la toga viril”? ¿No nos basta con la amarga lección de aquellos países amigos que podando méritos a sus villanos y manchas a sus héroes acabaron construyéndose una realidad paródica, un pasado de cirugía estética sobre el cual les fue imposible sostenerse?

No se quede callada, por favor. La tengo a usted por una mujer cubanísima, de criterios, y por eso, y más, admirable. Usted sabe que no se trata de un hecho aislado este del día 9, ni de una falta que únicamente ha cometido usted, que usted inaugura. De ahí el carácter público de esta carta.

Últimamente han aparecido en Juventud Rebelde y Granma artículos que parecen atacar desde sus generalizaciones todas esas prácticas relacionadas con la simulación, con la imagen, con el temor a la verdad, pero adolecen de un defecto que a mi modo de ver los hace inútiles: critican lo que está ocurriendo simultáneamente y no lo que acaba de ocurrir en concreto, de modo que al hablar de algo abstracto, sin nombres y fechas, todo el mundo deja al vecino el darse por aludido.

Como soy enemigo de esta crítica infuncional me he ceñido a ese momento específico del 9 de septiembre. Es solo un hecho, pero así, enfrentando hechos concretos, es como único veo posible ascender por la escalera de la guerra a aquello que hoy nos frena, desvirtúa y amenaza.

Necesitamos en la Cuba de estos tiempos, más que la crítica de ropaje filosófico, de profundidad simbólica, la crítica oportuna, concreta y denunciante.

Estoy convencido de que debatir abiertamente sobre cosas puntuales como estas será un modo valiente de luchar porque tontos recelos, mentalidades burocráticas, dogmatismos trasnochados, estrechas concepciones sobre la eticidad y lo revolucionario, no nos lleguen a avergonzar ni hoy, ni mañana, ni nunca.

Huir de la verdad, Julia, será siempre innoble y cobarde. Ese juego ante Brasil se ganó porque tras el triple de Yulieski vino el espectacular jonrón de Kendry Morales. Y si no ha cambiado el beisbol, el bateador que impulsa el empate y la victoria y cambia el destino de un juego, es el héroe de ese juego. Y si lo hace en el noveno inning y con un jonrón, es un superhéroe, así de simple, duela a quien duela. Ese batazo no lo dio el pelotero que luego abandonó el país, lo dio el pelotero que entonces todos aplaudían, mimaban, entrevistaban. Esa es la verdad, y lanzar un manto sobre ella es moralmente censurable.

Permítame terminar mis palabras con este lema que tanto gustaba al gran filósofo, marxista y luchador italiano Antonio Gramsci, y con el que fue consecuente siempre: “Toda verdad es revolucionaria”.

Con la más alta consideración y afecto,

Félix Sánchez Rodríguez

lunes, septiembre 14, 2009

jueves, septiembre 10, 2009

Free Hole Negro, a granel

Se inventaron el Free Hop, y lo defienden con sabrosura. Ponen a gozar lo mismo a La Habana, que a Madrid, que a Paris... lo que venga. Ahora presentan su nuevo disco, Listos pa' la lucha, en el marco del Festival Havana 7 Cultura. Acribillé a Lester con preguntas, y ésto fue lo que salió.



¿Quiénes son Free Hole Negro?


Free Hole Negro es un concepto que para mi representa una generación, pero la defendemos Leonardo ‘Leo’ Perez Garcia M.C (director audiovisual), Jose Luis ‘Papo’ Borges M.C (animador), Frank Kennedy (productor ejecutivo, programador) y… bueno, y yo, el burro de último, como decía mi abuela (risas): Lester Amado (director general, productor musical) desde el 4 de diciembre de 1999 hasta ahora.


¿Por qué ese nombre para la banda?


Con ese nombre le doy sentido y orientación a mi/nuestra cubanía, como expresarnos sin fronteras con los medios, libres en hueco negro, donde se congrega la energía, la positiva y negativa, donde aprendimos a estar juntos, proyectando.


¿Qué han aprendido en estos diez años en activo? ¿Extrañan a Telmary?


Hemos aprendido que la música es universal y no tiene fronteras, y sobre todo, cómo se hace un show, ¡yes man! Telmary para nosotros fue especial, aprendimos mucho juntos, demostramos el valor de la presencia femenina de la calle, era un movimiento de hip hop el de aquellos años, donde había que tener más que talento, y si, extraño su sentido del humor.


Ninguno de los miembros de Free Hole Negro radica en Cuba, ¿qué me cuentan de ésta experiencia internacional?


Creo que ha sido una prueba, y una oportunidad de demostrar una teoría: somos los mimos humanos de aquí, de allá, con características específicas de cada lugar. Creo que es enriquecedor, por el alto valor de cambio que transforma nuestras vidas.


¿Qué escuchan los miembros de Free Hole Negro cuando están en casa?


Chico, sabes que tenemos un gusto diverso, y diría que toda la buena música de todas las épocas, pero a mí me encanta el triphop.


¿A quién se le ocurrió esa mezcla de drum & bass con música cubana?


Bueno, no sé si sabes que fui DJ, desde La Rotilla hasta el Saturno, tumbé people con Jungle Brothers, y las nuevas tendencias de la música venida de Inglaterra y Alemania.


A veces se hallan puntos en común con el trabajo de X Alfonso, e incluso, estuvieron trabajando con él. ¿Quién influenció a quién?


Como te mencionaba antes, él también pertenece a esa generación que tiene muchos nombres. Trabajar con él fue una escuela, donde ambos aprendimos mucho. Con nuestra primera gira, y en 2001 con el CD de Equis nominado a Grammy Latino en música urbana, después de esto se creó un puente de trabajo enriquecido por Leo, Papo, él y yo, hasta hoy, muy bien definidos nuestros estilos. Lo considero algo muy nutritivo.


Cuéntenme un poco del proceso de creación del disco. ¿Cuántos temas tiene? ¿Hay músicos invitados? ¿Qué puntos en común/de diferencia tiene con el disco anterior? ¿Cuándo se lanza el disco y dónde?


Este CD fue grabado en Madrid, bajo la producción musical de Yadam Gonzalez y Free Hole Negro. Éste CD ‘Listo pa la lucha’ lo único que tiene en común con el anterior es que somos los mismo Freeholes, con otros condimentos. El CD está buscando su lugar entre toda la música buena que existe.


Van a tirar la casa por la ventana en la sala Lara de Madrid el 12 de septiembre, con entrada gratis y todo. ¿Listos pa' la lucha?


A los freeholeros no los vamos a decepcionar, así que vayan ligeros, porque los vamos a reventar (risas). Éste concierto está dedicado de cierta forma al rey del pop Michael Jackson, que ha sido una de mis inspiraciones. ¡Que viva la música, el amor y los niños! ¡Paz!

viernes, septiembre 04, 2009


José Luis Medina
Viernes 11 septiembre
Asociación Cultural Yemayá
21:00hs

jueves, septiembre 03, 2009


Free Hole Negro
Listos pa' la lucha
Teatro Lara
Madrid
Sábado 12 septiembre
Entrada libre

miércoles, septiembre 02, 2009


Sol Ruiz se despide de Madrid, y de paso nos cuenta sobre su gira. Aquí la tienen, sin edulcorantes. ¡Ah! ...y al que le haga falta un diccionario de cubanismos, que me avise...


No se pone el sol todavía por aquí... regresas de una buena gira, ¿qué has estado haciendo por la vieja Europa?


Toqué en lugares espectaculares y tuve experiencias increíbles. Milán, París, Ámsterdam, Londres, Marsella, Corsica y Lisboa. Era muy diferente para mí, porque nunca he estado en una gira sola, viajando con sólo mi maleta, mis sobreros, y mi guitarra. Trotando por el mundo, con mi pasillo de chancletera, por el mundo con solo un objetivo: ver si podía llegar a los corazones de la gente que no saben inglés, o español. Quedándome en lugares muy extraños, hasta en un lugar que se llamaba "El Diablo Inn". Me perdí mucho, porque no sabía decir ni papa y al principio no sabía como iban a reaccionar con mi música siendo Cubana-Americana.


Mi primer paso a Milán fue lo peor. Perdí mi avión, RyanAir me hizo pagar por un billete extra por mi guitarra. Lloré, pero después cuando llegué fue otra pesadilla. El avión me llevó a un lugar fuera de Milán, y después de todo llegué muy tarde, como a las 2am, y no tenía en donde quedarme. Gracias a un muchacho que conocí en la guagua, supe donde quedaba el lugar donde iba a tocar. Fui al sitio y me dieron el teléfono del hostal más cercano, que era "El Diablo Inn".


Pero siempre cuando las cosas van mal, ¡después vienen cosas de puta madre! Después de ese día, no todo, pero mucho de mi viaje fue fantástico. Al final vi el paraíso, Corsica. Antes de tocar me bañaba en un río que parecía algo de película. Creo a veces que era por mi ropa extraña y mi forma de ser tan extravagante que le llegué a la gente. Les llamé la atención con mis sobreros, y se quedaron porque después de todo quieren buena música y algo que suene diferente.


¿Qué has sacado de esta experiencia?


Nunca había visto ninguno de estos lugares, ni siquiera había salido de ‘la yuma’ antes de esta gira, pero aprendí mucho de mí, de mi posibilidad de poder expresarme de mil maneras. No sólo con música. La gente me entendía en todas partes, no sé por qué todavía. Y cantaban conmigo sin saber lo que yo decía. Tengo una canción que se llama "Get High", que canté para un público lleno de gente mayor y niños, y de todo. Al final terminaron cantando "I wanna get, wanna get high". Yo por dentro me estaba muriendo de la risa, nada más porque en Estados Unidos me prohibieron cantar en un par de lugares por esa canción. Era muy lindo.


¿Que te ha gustado más de cada lugar?


¡Siempre la gente! Ni edificios, ni playa bella, nada puede compararse con eso. No hay nada más lindo que conocer diferentes culturas y aprender las costumbres y comidas, y música de otros, aunque para mí es muy difícil ser diferente. Me cuesta trabajo, pero la gente me acepta como soy. Bueno… no siempre. A veces dicen cosas feas de los Americanos, pero tuve que aprender que la gente le encanta hablar de lo que no conoce. Nada más saben las noticias, que en su mayoría son paquetes que te meten, y las películas de Hollywood. Y prefieren hablar mal, porque no saben, ni de las costumbres buenas, ni de las malas. Solo para hablar algo. Pero yo nunca hablo de lo que no conozco, creo que es ser un poco ignorante, y eso me salva en muchas situaciones. Solo quiero aprender.


¿Cual ha sido el lugar más impresionante/sosegado/impactante/que hayas dormido menos?


¡Claro que Madrid! Yo digo que es el centro del Universo, donde puedo ser pirata y dormir hasta las cinco de la tarde. Y donde me siento más en mi casa, porque nadie me molesta, como Miami pero sin playa. Tengo la plaza, en la que descargo y me suelto con mi guitarra igual.


¿Con quiénes has compartido escenario?


Rafa Bocero de España, Nuno Barroso en Portugal, La Mongoose Band, Roberto Poveda, Xino Carrasco, David Llosa en Madrid, The Cornerstoners de Miami en Paris y Londres, y ya tu sabes, gente del público que cantan conmigo...


¿Habrá oportunidades para verte todavía en Madrid y otros lugares?


¡Si, si! Voy a estar en el Yemayá, en Madrid, tocando el día 5 de septiembre a las 9:30pm. Calle Calatrava 16, ¡los espero a todos allí para mi último concierto!


Después de Madrid, ¿adónde te vas?


Voy a Miami de nuevo. Con mi café cubano, arroz y frijoles, mi guayabera, y mi sillón, pero la Rata del Son sigue guarachando. De cualquier malla salgo, y espero tocar en el mundo entero, ¡un beso, hasta la próxima Madrid! ¡Nos vemos en el Yemayá!


martes, septiembre 01, 2009


Fiesta aniversario del Yemayá