miércoles, septiembre 02, 2009


Sol Ruiz se despide de Madrid, y de paso nos cuenta sobre su gira. Aquí la tienen, sin edulcorantes. ¡Ah! ...y al que le haga falta un diccionario de cubanismos, que me avise...


No se pone el sol todavía por aquí... regresas de una buena gira, ¿qué has estado haciendo por la vieja Europa?


Toqué en lugares espectaculares y tuve experiencias increíbles. Milán, París, Ámsterdam, Londres, Marsella, Corsica y Lisboa. Era muy diferente para mí, porque nunca he estado en una gira sola, viajando con sólo mi maleta, mis sobreros, y mi guitarra. Trotando por el mundo, con mi pasillo de chancletera, por el mundo con solo un objetivo: ver si podía llegar a los corazones de la gente que no saben inglés, o español. Quedándome en lugares muy extraños, hasta en un lugar que se llamaba "El Diablo Inn". Me perdí mucho, porque no sabía decir ni papa y al principio no sabía como iban a reaccionar con mi música siendo Cubana-Americana.


Mi primer paso a Milán fue lo peor. Perdí mi avión, RyanAir me hizo pagar por un billete extra por mi guitarra. Lloré, pero después cuando llegué fue otra pesadilla. El avión me llevó a un lugar fuera de Milán, y después de todo llegué muy tarde, como a las 2am, y no tenía en donde quedarme. Gracias a un muchacho que conocí en la guagua, supe donde quedaba el lugar donde iba a tocar. Fui al sitio y me dieron el teléfono del hostal más cercano, que era "El Diablo Inn".


Pero siempre cuando las cosas van mal, ¡después vienen cosas de puta madre! Después de ese día, no todo, pero mucho de mi viaje fue fantástico. Al final vi el paraíso, Corsica. Antes de tocar me bañaba en un río que parecía algo de película. Creo a veces que era por mi ropa extraña y mi forma de ser tan extravagante que le llegué a la gente. Les llamé la atención con mis sobreros, y se quedaron porque después de todo quieren buena música y algo que suene diferente.


¿Qué has sacado de esta experiencia?


Nunca había visto ninguno de estos lugares, ni siquiera había salido de ‘la yuma’ antes de esta gira, pero aprendí mucho de mí, de mi posibilidad de poder expresarme de mil maneras. No sólo con música. La gente me entendía en todas partes, no sé por qué todavía. Y cantaban conmigo sin saber lo que yo decía. Tengo una canción que se llama "Get High", que canté para un público lleno de gente mayor y niños, y de todo. Al final terminaron cantando "I wanna get, wanna get high". Yo por dentro me estaba muriendo de la risa, nada más porque en Estados Unidos me prohibieron cantar en un par de lugares por esa canción. Era muy lindo.


¿Que te ha gustado más de cada lugar?


¡Siempre la gente! Ni edificios, ni playa bella, nada puede compararse con eso. No hay nada más lindo que conocer diferentes culturas y aprender las costumbres y comidas, y música de otros, aunque para mí es muy difícil ser diferente. Me cuesta trabajo, pero la gente me acepta como soy. Bueno… no siempre. A veces dicen cosas feas de los Americanos, pero tuve que aprender que la gente le encanta hablar de lo que no conoce. Nada más saben las noticias, que en su mayoría son paquetes que te meten, y las películas de Hollywood. Y prefieren hablar mal, porque no saben, ni de las costumbres buenas, ni de las malas. Solo para hablar algo. Pero yo nunca hablo de lo que no conozco, creo que es ser un poco ignorante, y eso me salva en muchas situaciones. Solo quiero aprender.


¿Cual ha sido el lugar más impresionante/sosegado/impactante/que hayas dormido menos?


¡Claro que Madrid! Yo digo que es el centro del Universo, donde puedo ser pirata y dormir hasta las cinco de la tarde. Y donde me siento más en mi casa, porque nadie me molesta, como Miami pero sin playa. Tengo la plaza, en la que descargo y me suelto con mi guitarra igual.


¿Con quiénes has compartido escenario?


Rafa Bocero de España, Nuno Barroso en Portugal, La Mongoose Band, Roberto Poveda, Xino Carrasco, David Llosa en Madrid, The Cornerstoners de Miami en Paris y Londres, y ya tu sabes, gente del público que cantan conmigo...


¿Habrá oportunidades para verte todavía en Madrid y otros lugares?


¡Si, si! Voy a estar en el Yemayá, en Madrid, tocando el día 5 de septiembre a las 9:30pm. Calle Calatrava 16, ¡los espero a todos allí para mi último concierto!


Después de Madrid, ¿adónde te vas?


Voy a Miami de nuevo. Con mi café cubano, arroz y frijoles, mi guayabera, y mi sillón, pero la Rata del Son sigue guarachando. De cualquier malla salgo, y espero tocar en el mundo entero, ¡un beso, hasta la próxima Madrid! ¡Nos vemos en el Yemayá!


No hay comentarios: