jueves, agosto 16, 2007



Restaurante cubano de día, club de baile de noche, el popular Mama Rumba -un sitio donde a veces es difícil bailar de lo repleto que se pone- abre sus puertas a los que quieran disfrutar de la música cubana hecha por las nuevas generaciones que, después de beber de toda la tradición, se aparecen con un concepto atrevido y diferente, adelantándose algunos pasos en la interpretación del son, el mambo, el bolero, el sucu-sucu, la guaracha y el guaguancó, al fusionarlos con el reggae, el hip hop, el rock, el jazz, el boogaloo y otros ritmos, para crear un híbrido interesante y único.





Si estás en México DF, no te pierdas a Descemer Bueno -que ya ha hecho historia en la música cubana al integrar las filas de grupos como Estado de Ánimo, Columna B y más recientemente Yerba Buena y Siete Rayos- junto a Kelvis Ochoa, integrante del proyecto de fusión Habana Abierta, quienes sobre el escenario se funden de maravilla, demostrando la carismática química de la que son poseedores.


1 comentario:

Yvette dijo...

Ambos son geniales, me consta.
Saludos y gracias por tu blog que nos deja saber... aunque no podamos fisicamente "estar".